8 de marzo de 2011

Quiero hacer cosas sin querer, desaparecer, esconderme y que me encuentres luego.
No tengo nada que perder, excepto la cabeza.
No quiero puertas sin cerrar.
Ni cabos sin atar.
Pero tampoco quiero lazos ni cadenas, tan solo que me sujetes.
No quiero necesitar algo, tan solo que sea suficiente.
No quiero más obsesiones a medias.
Lo que se empieza se termina.
Ahora es después, y después es más tarde que antes.
Despliego mis ganas, se multiplican por segundos.
Sé que si hoy saltara de un trampolín, probablemente volaría.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar